¡Ayuda a nuestra organización realizando una donación hoy! ¡Todos los fondos se utilizan directamente para luchar contra el cáncer!

El cáncer de huesos es una forma de cáncer extremadamente rara, que representa solo un 1% de todos los casos de cáncer. La mayoría de los tumores que se encuentran en los huesos resultan ser no cancerosos. Se puede encontrar en cualquier hueso del cuerpo, pero es más probable que ocurren en la pelvis y en los huesos largos de los brazos y las piernas.

Tipos de cáncer de huesos

Hay tres tipos principales de cáncer de huesos:

  • Osteosarcoma – forma primaria de cáncer de huesos que se encuentra en niños y adolescentes.
  • Sarcoma de Ewing– forma secundaria de cáncer de huesos que se encuentra en niños y adolescentes. Ocurre alrededor de la pelvis, piernas o brazos.
  • Condrosarcoma – forma primaria de cáncer de huesos que se encuentra en adultos.

También hay algunos tipos menos comunes de cáncer de huesos como cordoma, sarcoma de células fusiformes de hueso, adamantinoma, angiosarcoma del hueso, tumor de células gigantes del hueso, y ameloblastoma (que en realidad es un tumor no canceroso).

Síntomas de cáncer de huesos

Los síntomas más comunes de cáncer de huesos incluyen:

  • dolor de huesos,
  • hinchazón,
  • problemas para moverse.

El dolor suele empeorar cuando se está en la cama por la noche y podría ser lo que llamamos dolor referido, lo que significa que viaja a lo largo de los nervios y hace que uno siente dolor fuera del tumor. También es importante tener en cuenta que los analgésicos no ayudarán con este tipo de dolor. Cuando se trata de hinchazón, es posible notar que forma un bulto en la área afectada. Si el tumor está en la parte inferior de su cuerpo, es posible notar una cojera o un problema general para caminar.

Otros síntomas de cáncer de huesos

Algunos síntomas menos comunes del cáncer de huesos incluyen:

  • fatiga,
  • fiebre,
  • huesos debilitados,
  • pérdida de peso.

Causas del cáncer de huesos

No se ha determinado qué causa realmente el cáncer de huesos. Sin embargo, se conocen algunos factores de riesgo, el primero de los cuales es la genética. Además, los antecedentes de retinoblastoma (un cáncer de ojo) y el síndrome Li-Fraumeni aumenten la probabilidad de contraer cáncer de huesos. La enfermedad de Paget de los huesos y la quimioterapia previas también pueden aumentar el riesgo de cáncer de huesos.

Autora: Julia Kubiak