Síntomas del mieloma múltiple en células plasmáticas

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

El mieloma múltiple es un subtipo de linfoma caracterizado por cambios neoplásicos generalizados en los huesos. 

La enfermedad se manifiesta en personas mayores de 60 años y afecta más a hombres que a mujeres. El mieloma múltiple representa el 1 % de todos los tumores malignos y aproximadamente el 10 % de los tumores malignos hematológicos.

La Fundación de Oncología Alivia lleva a cabo actividades educativas y de promoción para ayudar a los pacientes con cáncer. ¿Te gusta lo que hacemos? ¡Haz clic y apóyanos en la lucha contra el cáncer!

En el curso del mieloma múltiple, hay un crecimiento excesivo de células plasmáticas , células del sistema inmunitario que se forman a partir de linfocitos B y son responsables de la producción de anticuerpos. 

El crecimiento descontrolado de células plasmáticas conduce a la infiltración neoplásica y, en consecuencia, a la insuficiencia de la médula ósea y cambios osteolíticos (destrucción del tejido óseo principalmente en el área del cráneo, costillas, esternón, vértebras, epífisis, huesos de la cintura escapular y de la cadera). 

La presión de los cambios óseos sobre la médula espinal y las raíces nerviosas da lugar a la aparición de trastornos neurológicos. 

Por otro lado, las células plasmáticas anormales producen una proteína homogénea (monoclonal) cuya alta concentración en plasma es la causa del síndrome de hiperviscosidad, amiloidosis (acumulación de proteínas insolubles en tejidos y órganos), trastornos de la coagulación e insuficiencia renal . La amiloidosis y la viscosidad excesiva del plasma pueden manifestarse por disfunciones del sistema circulatorio: insuficiencia cardíaca, cardiomiopatía y cambios vasculares.

Se desconocen las causas del mieloma múltiple. Se sugiere que lo siguiente puede tener un impacto significativo: radiación ionizante, factores químicos (amianto, benceno, formaldehído, dioxinas, pinturas), infecciones por el virus del herpes, factores genéticos.

En alrededor del 10-15% de los casos, la enfermedad es asintomática en el momento del diagnóstico. En otros casos, los síntomas no son característicos:

  • Debilidad, pérdida de peso.
  • Dolor óseo, con mayor frecuencia en la columna lumbar, la pelvis y las costillas.
  • Anemia.
  • Alteraciones sensoriales, paresia, parálisis de las extremidades. 
  • Infecciones bacterianas y virales recurrentes.
  • Niveles elevados de calcio en la sangre.
  • Síntomas de insuficiencia renal (20-30% de los pacientes).

Si el paciente observa varios de los síntomas mencionados anteriormente, debe consultar a un médico quien considerará la remisión para el diagnóstico de mieloma. Se deben realizar las siguientes pruebas para hacer el diagnóstico:

  • Hemograma, nivel de creatinina sérica, aclaramiento de creatinina, nivel de calcio en sangre, prueba de Bernacki (VSG).
  • Determinación de proteína monoclonal (M) en suero sanguíneo y/u orina.
  • Aspiración y/o biopsia de médula ósea: evaluación del contenido de células plasmáticas en la médula ósea , pruebas citogenéticas.
  • Tomografía computarizada de cuerpo entero de baja dosis: evaluación de la presencia de lesiones líticas en los huesos. 
  • La resonancia magnética nuclear (RMN) debe utilizarse cuando se sospechan fracturas o compresión de la médula espinal.

Este texto fue creado gracias a los pagos recurrentes de más de 8.000 donantes habituales. ¡Haz clic y únete al increíble grupo de luchadores contra el cáncer!

Autor: Natalia Tarlowska

Fuentes:

  • Maśliński, Sławomir y Jan Ryżewski, editores Fisiopatología: un libro de texto para estudiantes de medicina. Editorial médica PZWL, 2012.
  • Skowrońska-Gardas, A., et al. Libro de texto de oncología para estudiantes de medicina. Editorial médica PZWL, 2003.
  • www.mp.pl/interna/chapter/B16.II.15.15.
  • http://www.esmo.org/guidelines/haematological-malignancies/multiple-myeloma

No podemos luchar con éxito contra el cáncer sin el apoyo de nuestros donantes.

monster-aim-1.png