¿Qué vale la pena saber sobre los cánceres de la sangre?

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

A menudo escuchamos sobre el cáncer en forma de tumores que ocurren en los órganos del cuerpo o sobre metástasis. Pero el cáncer también puede atacar tejidos fluidos como la sangre. ¿Cuáles son los tipos de cánceres de la sangre y qué influye en su formación? 

La Fundación de Oncología Alivia lleva a cabo actividades educativas y de promoción para ayudar a los pacientes con cáncer. ¿Te gusta lo que hacemos? ¡Haz clic y apóyanos en la lucha contra el cáncer!

¿Qué es la sangre?

La sangre es un fluido corporal complejo que realiza muchas funciones importantes en el cuerpo. Proporciona oxígeno y nutrientes a todo el cuerpo y ayuda a mantener una inmunidad adecuada. La sangre también transporta productos de desecho a los riñones y al hígado y ayuda a regular la temperatura corporal. Por otro lado, la coagulación de la sangre protege contra la posibilidad de pérdida de sangre debido a una hemorragia.

¿Qué es el cáncer de sangre?

Los cánceres de sangre afectan la producción y función de las células sanguíneas sanas. Es así que la mayoría de estos cánceres comienzan en la médula ósea donde se produce la sangre. Las células madre de la médula ósea maduran y se convierten en tres tipos de células sanguíneas: glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas. 

En la mayoría de los cánceres de la sangre, el desarrollo normal de las células sanguíneas normales se ve interrumpido por el crecimiento descontrolado de un tipo de célula anormal. El cáncer de sangre es causado por cambios (mutaciones) en el ADN de las células sanguíneas. Esto hace que las células sanguíneas se comporten de manera anormal. 

En casi todos los casos, estos cambios están relacionados con factores que no podemos controlar. Las mutaciones ocurren a lo largo de la vida de una persona, por lo que no son defectos genéticos que puedan transmitirse a la descendencia. Estas células sanguíneas anormales, o células cancerosas, impiden que realice muchas de sus funciones, como combatir infecciones o prevenir hemorragias graves. Tanto las infecciones como las hemorragias pueden ser los primeros síntomas de enfermedades hematológicas malignas.

Los cánceres de sangre incluyen: 

Linfomas

Hay dos grupos principales de linfomas. Se llaman linfoma de Hodgkin (HL) y linfoma no Hodgkin (LNH).

El linfoma de Hodgkin lleva el nombre del médico que lo reconoció por primera vez. Esta condición solía llamarse enfermedad de Hodgkin. Este tiene una imagen peculiar bajo el microscopio y contiene células llamadas células de Reed-Sternberg. NHL se ve diferente bajo el microscopio y no contiene células de Reed-Sternberg.

Es importante que los médicos puedan diferenciar entre el linfoma de Hodgkin y el LNH. Se trata de dos enfermedades diferentes y su tratamiento no es el mismo.

Hay más de 60 tipos diferentes de linfoma no Hodgkin (LNH). Pueden comportarse de formas muy diferentes. El médico le informa al paciente de qué subtipo es y qué tratamiento se va a utilizar, o si se debe aplicar de inmediato o inicialmente será solo una observación.

Leucemia mieloide aguda (LMA) y leucemia linfoblástica aguda (LLA)

La palabra aguda significa que la leucemia puede progresar con bastante rapidez. En su curso, las células leucémicas son muy jóvenes, debido a que el ritmo de desarrollo de esta enfermedad no les permite madurar. Además, su morfología y funcionalidad están completamente alteradas, lo que afecta el curso dramático de la enfermedad no tratada.

Leucemia linfocítica crónica (LLC)

La leucemia linfocítica crónica (LLC) es un cáncer que afecta la sangre y la médula ósea. La LLC afecta a los glóbulos blancos llamados linfocitos. Tiende a desarrollarse muy lentamente. A menudo, en la fase inicial, no requiere tratamiento, sino solo observación.

Leucemia mielógena crónica (LMC)

La leucemia crónica se desarrolla muy lentamente. Puede tener leucemia crónica durante meses o años sin muchos síntomas. Puede permanecer estable durante meses o años antes de que las cosas empeoren y se desarrollen los síntomas. Por ello, en muchos casos, el diagnóstico se realiza cuando está muy avanzado.

Mieloma múltiple 

El mieloma es un tipo de cáncer de la sangre que se desarrolla a partir de células en la médula ósea llamadas células plasmáticas. Las células plasmáticas son parte del sistema inmunológico. Las células plasmáticas normales producen proteínas llamadas anticuerpos en respuesta a bacterias y virus invasores, protegiéndonos de infecciones. Hay 5 tipos principales de anticuerpos (inmunoglobulinas): A, G, M, D y E. 

Las células de mieloma producen una forma anormal de un tipo de anticuerpo: las proteínas monoclonales. No pueden funcionar normalmente, por lo que no pueden ayudar a combatir las infecciones.

Otras neoplasias hematológicas

Otras neoplasias malignas hematológicas incluyen: policitemia vera (PV), trombocitemia esencial (ET), mielofibrosis, leucemia mielomonocítica crónica (CMML), síndromes mielodisplásicos (MDS).

Factores de riesgo

Se desconoce la causa exacta del cáncer de la sangre, como se suele llamar al cáncer de la sangre, pero existen algunos factores de riesgo que aumentan el riesgo. Incluyen:

Antecedentes familiares: las personas que tienen familiares con cáncer de la sangre también pueden correr un mayor riesgo de ser diagnosticados.

Factores genéticos: Algunos trastornos genéticos, como el síndrome de Down, están asociados con un mayor riesgo de desarrollar cánceres de la sangre.

Exposición a sustancias químicas: La exposición a sustancias químicas, incluido el benceno en la gasolina, también puede aumentar su riesgo.

Tabaquismo: Nocivo para la salud en general, pero también puede aumentar el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer de la sangre.

Historia previa de tratamiento contra el cáncer: Ciertos tipos de quimioterapia y radioterapia pueden aumentar su riesgo futuro de cáncer.

Infecciones: Personas con ciertos virus, incluido el virus de Epstein-Barr (EBV) y el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Este texto fue creado gracias a los pagos recurrentes de más de 8.000 donantes habituales. ¡Haz clic y únete al increíble grupo de luchadores contra el cáncer!

Autor: medicina. Paweł Steckiewicz, MD

El artículo fue creado como parte de la campaña educativa “Mieloma y otras enfermedades hemato-oncológicas” gracias al apoyo de Janssen. 

No podemos luchar con éxito contra el cáncer sin el apoyo de nuestros donantes.

monster-aim-1.png