Nutrición en el perioperatorio

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

La cirugía es uno de los métodos más comunes utilizados para tratar el cáncer. El objetivo principal de la operación es extirpar tumores y aliviar los síntomas, por ejemplo, obstrucción gastrointestinal. 

Tanto antes como después de la cirugía, el cuerpo del paciente debe estar bien nutrido para prevenir la desnutrición y el desarrollo de peligrosas complicaciones postoperatorias. Asegurar una nutrición óptima a menudo requiere la modificación de la dieta diaria a las condiciones fisiológicas existentes del cuerpo. 

La Fundación de Oncología Alivia lleva a cabo actividades educativas y de promoción para ayudar a los pacientes con cáncer. ¿Te gusta lo que hacemos? ¡Haz clic y apóyanos en la lucha contra el cáncer!

La cirugía es una carga pesada para el cuerpo. En este momento, existe una mayor demanda no solo de energía, sino también de nutrientes básicos. Existe una relación entre el estado nutricional del paciente antes de la cirugía y su estado después de la cirugía.

Nutrición antes de la cirugía

El método de preparación de la dieta antes de la cirugía debe basarse en los principios de una alimentación saludable , de forma que el organismo cuente con todos los nutrientes necesarios: proteínas, grasas e hidratos de carbono. Si el médico no recomienda modificaciones nutricionales, se debe seguir un programa de dieta permanente. 

Es muy importante que el cuerpo esté bien nutrido antes de la cirugía, ya que esto acelerará el tiempo de recuperación. En ausencia de contraindicaciones, puede aumentar el suministro de proteínas en la dieta, lo que acelerará la cicatrización de las heridas postoperatorias y aumentará la inmunidad.

Si se desarrolla desnutrición en el cuerpo del paciente al momento de la decisión de someterse a la cirugía, las deficiencias nutricionales deben ser compensadas lo antes posible y la nutrición tradicional debe ser apoyada con suplementos nutricionales médicos especiales. Dependiendo del sitio/órgano operado, cada paciente recibe pautas individuales de conducta nutricional unos días antes del procedimiento.

Nutrición después de la cirugía

En el período de aproximadamente 1 a 2 meses después de la cirugía por un tumor ubicado en el tracto digestivo, la nutrición diaria debe planificarse cuidadosamente y observarse estrictamente. Se recomienda comer pequeñas porciones de comida con frecuencia, unas 6-8 veces al día. 

Las técnicas de preparación de comidas deben elegirse con mucha precisión, principalmente se recomienda la cocina tradicional y al vapor. 

Los alimentos preparados deben triturarse y tener la consistencia de una papilla. Se recomienda elegir los productos menos procesados, natural de fuentes conocidas. Deben evitarse los productos especiados, en escabeche, curados y ahumados. 

Las comidas deben comerse en un ambiente tranquilo y cada bocado debe masticarse bien. Todos los pasos relacionados con la extensión de una dieta de fácil digestión después de la cirugía deben consultarse con un médico y un dietista.

Entre los productos y platos recomendados después de la cirugía, se encuentran, por ejemplo, bizcochos, pan de trigo, copos de arroz, arroz, pasta, carne magra de ave cocida y picada y pescado magro, verduras cocidas (zanahorias, patatas, remolachas, calabaza) y frutas al horno (p. ej., manzanas), productos lácteos con bajo contenido de grasas (por ejemplo, requesón bajo en grasa, yogures, kéfir), jaleas, pudines, compotas en puré, agua mineral sin gas, té suave, sopas preparadas con caldos de verduras y especias suaves.

Los productos y platos contraindicados después de la cirugía incluyen, entre otros: pan integral, productos fritos (p. ej., chuletas de cerdo empanadas, tortitas de patata, patatas fritas), verduras y frutas crudas, dulces, legumbres (p. ej., frijoles, guisantes, soja, habas), verduras crucíferas y cebollas, quesos grasos y carnes (por ejemplo, cerdo, ternera), vísceras, nata, mayonesa, manteca de cerdo, grasa de cerdo, bebidas carbonatadas, cacao, café, snacks salados y especias picantes.

En alrededor del 25-50% de los pacientes tratados quirúrgicamente, se encuentran signos de desnutrición. Esta condición en el cuerpo es muy peligrosa y contribuye al deterioro de los resultados del tratamiento y prolonga la hospitalización. 

  • Resección radical de cuello: Tiene incapacidad para masticar y tragar alimentos y por tanto lleva alimentación por sonda.
  • Gastrectomía: Conlleva comidas pequeñas y frecuentes, ingesta de líquidos entre comidas, limitación de la ingesta de carbohidratos.
  • Resección del intestino delgado: Lleva una dieta elemental.
  • Ileostomía, colostomía: Necesita de una reposición regular de pérdidas de líquidos y electrolitos.

Muy a menudo, los pacientes a los que se les ha extirpado el estómago como resultado del cáncer, luchan con los llamados. síndrome post-resección, que se manifiesta por saturación muy rápida después de comer porciones pequeñas, dolor abdominal, náuseas, diarrea, eructos persistentes y debilidad general. 

Sin embargo, en pacientes con resección del intestino delgado, el llamado síndrome del intestino corto los síntomas incluyen pérdida rápida de peso, diarrea y pérdida de electrolitos. Se deben tomar las medidas nutricionales adecuadas cuando se presenten tales síntomas. Las recomendaciones para estos pacientes aparecerán en el artículo sobre dietoterapia para los efectos secundarios del tratamiento del cáncer.

Este texto fue creado gracias a los pagos recurrentes de más de 8.000 donantes habituales. ¡Haz clic y únete al increíble grupo de luchadores contra el cáncer!

Autora: Małgorzata Solecka, MA – dietista clínica, especialista en nutrición y educación de pacientes oncológicos.

Fuentes:

  1. Jarosz M., Sajór I.: Nutrición de pacientes con cáncer, Wydawnictwo Lekarskie PZWL, Varsovia 2012
  2. N. Peckenpaugh.: Conceptos básicos de nutrición y dietoterapia, Wydawnictwo Medyczne Urban&Partner, Varsovia 2012
  3. A. Rogulska.: Manejo dietético en la desnutrición, Wydawnictwo Lekarskie PZWL, Varsovia 2011

No podemos luchar con éxito contra el cáncer sin el apoyo de nuestros donantes.