Medicina alternativa: ¿apoyo a la curación o fraude?

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Hasta un tercio de las personas a las que se les diagnostica cáncer usan medicamentos complementarios como hierbas medicinales y suplementos, y tratamientos alternativos tales como meditación, yoga y acupuntura. ¿Es la medicina alternativa una buena idea para apoyar la terapia contra el cáncer o hay estafadores detrás de ella?

¿Cuántos pacientes utilizan tratamientos alternativos?

La Dra. Nina Sanford, especialista en Oncología Radioterápica, de UT Southwestern Medical Center, ubicado en Texas (EE.UU), junto con su equipo, realizó una encuesta en esta dirección en tres mil pacientes con cáncer. Los resultados del estudio mostraron que un tercio de los encuestados utilizan métodos de tratamiento no convencionales y muchos de ellos no informan a su médico al respecto. Lo cual puede ser una gran amenaza para el curso de la terapia, porque los suplementos pueden afectar la quimioterapia. Dice la Dra. Nina Sanford que esto puede interferir con el tratamiento convencional del cáncer de formas potencialmente dañinas. 

Si usted o alguien cercano a usted está considerando tomar suplementos durante el tratamiento del cáncer, el consejo más importante que puede ofrecer, comenta la Dra. Sanford, es dejar que hable con su médico al respecto. Un especialista puede ayudar a determinar si un suplemento puede interferir con alguno de los tratamientos contra el cáncer recomendados.

La Fundación de Oncología Alivia lleva a cabo actividades educativas y de promoción para ayudar a los pacientes con cáncer. ¿Te gusta lo que hacemos? ¡Haz clic y apóyanos en la lucha contra el cáncer!

Como ha demostrado el estudio de la Dra. Sanford, la cantidad de pacientes con cáncer que usan medicamentos y métodos alternativos se ha vuelto significativa y es probable que aumente a medida que más productos “milagrosos” lleguen a los estantes.

Los suplementos dan falsas esperanzas a las personas cuando se sienten impotentes. Ofrecen un alivio aparente durante un momento constantemente estresante para la mente y el cuerpo. Prometen una apariencia de control sobre una condición que no es fácil de controlar.

Los métodos no convencionales no siempre son seguros. Pero los suplementos herbales no son solo un placebo inofensivo. Hay varias razones a considerar antes de tomar suplementos herbales:

Los suplementos pueden afectar negativamente a la quimioterapia

Los estudios han demostrado que, por ejemplo, el suplemento de hierba de San Juan a base de plantas puede interferir con el metabolismo de ciertos medicamentos en el cuerpo al activar la actividad de ciertas enzimas. Normalmente utilizada para ayudar con la depresión, la hierba de San Juan en última instancia puede reducir la eficacia de los medicamentos de quimioterapia.

Los suplementos pueden reducir la eficacia de la radioterapia

La radiación necesita oxígeno para funcionar creando radicales libres. Se cree que tomar suplementos que contienen altas cantidades de antioxidantes reduce potencialmente la eficacia de la radiación.

La efectividad de muchos suplementos herbales no está respaldada por investigaciones sólidas a largo plazo. Lo más preocupante es que los suplementos a menudo no están aprobados oficialmente por ninguna de las agencias de medicamentos (es decir, EMA – Agencia Europea de Medicamentos o FDA – Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE. UU.). Los pacientes que creen que un suplemento en particular puede curar o ayudar a prevenir el cáncer pueden evitar por completo los tratamientos convencionales contra el cáncer o retrasar el seguimiento recomendado para controlar la recurrencia. El ejemplo más destacado de esto fue el fundador de Apple, Steve Jobs, quien supuestamente usó una dieta especial, acupuntura y otras terapias alternativas después de que le diagnosticaron cáncer de páncreas. Recurrió a la medicina tradicional al final de su batalla contra el cáncer y murió en 2011.

Los estafadores a menudo están detrás del “tratamiento” del cáncer con métodos no convencionales, como los suplementos dietéticos.

A menudo, las personas que promueven métodos alternativos como, por ejemplo, tratar el cáncer con hierbas, altas dosis de vitaminas y minerales, etc. son estafadores y delincuentes comunes que se aprovechan del miedo de los pacientes con cáncer. Venden, en el mejor de los casos, sustancias ineficaces y, a veces, incluso dañinas a precios elevados como terapias “milagrosas” contra varios tipos de cáncer.

Se puede apoyar el tratamiento convencional contra el cáncer. Sin embargo, existen métodos alternativos que pueden ayudar al tratamiento del cáncer al mejorar el estado de ánimo, reducir el estrés y la ansiedad.

El Dr. Shaalan Beg, oncólogo médico y especialista en cáncer gastrointestinal, también en UT Southwestern Medical Center, señala que si el ejercicio fuera una píldora, los médicos se lo recetarían a todos los pacientes. La Sociedad de Oncología Clínica de Australia (COSA) publicó la primera declaración del mundo sobre el cáncer y el ejercicio en mayo de 2018. COSA pide que el ejercicio sea una parte esencial de cualquier protocolo de tratamiento del cáncer y sugiere que los pacientes que retienen tal recomendación podrían incluso dañar su salud.

¿Cómo puede el ejercicio ayudar a tratar el cáncer?

El primer paso para los pacientes es discutir con su médico cómo el cáncer y el tratamiento están afectando su vida diaria, particularmente en relación con sus niveles de actividad y qué tan bien están respondiendo al tratamiento. Los médicos también pueden ayudar a los pacientes a encontrar soluciones a las barreras o aliviar la ansiedad por el ejercicio.

Una herramienta que se utiliza a menudo para evaluar estos factores es la escala de rendimiento ECOG (Eastern Cooperative Oncology Group). Por ejemplo, un ECOG de grado 1 significa que el paciente puede salir a caminar o hacer tareas domésticas ligeras, pero no puede hacer ejercicio extenuante, mientras que un paciente de ECOG de grado 3 debe descansar más del 50 % del tiempo durante el día. La escala ECOG puede ayudarnos a determinar si los pacientes pueden incorporar más actividad física en su día y, de ser así, cómo lograr este objetivo.

El mejor programa de ejercicios es aquel que el paciente disfruta y desea realizar con regularidad. Caminar, nadar, andar en bicicleta, yoga y el entrenamiento de fuerza pueden ser efectivos para los pacientes con cáncer. El ejercicio también puede ayudar a reducir la depresión y la ansiedad que pueden presentarse en cualquier momento durante la batalla de un paciente con cáncer. Los sentimientos de aislamiento, ansiedad y depresión son comunes en los pacientes con cáncer, y la fatiga a menudo va de la mano con un estado de ánimo bajo. Si los pacientes se sienten letárgicos, es menos probable que estén activos. Esto puede ser un círculo vicioso. Por lo tanto, es importante que los pacientes se esfuercen por realizar actividades diarias en cada etapa del proceso del cáncer. Hablaron con su médico acerca de comenzar un programa de ejercicio regular para reducir la pérdida de masa muscular, mejorar la función cardiovascular y reducir los efectos secundarios emocionales.

Métodos alternativos de apoyo al tratamiento oncológico

En general, podemos distinguir cuatro terapias alternativas que pueden ayudar a mejorar el bienestar del paciente y reducir los efectos secundarios del tratamiento, tanto físicos como mentales.

Acupuntura: La forma tradicional de la medicina china consiste en insertar agujas muy finas en la piel bajo presión para aliviar el dolor. Algunos pacientes encuentran que también puede ayudar con las náuseas durante la quimioterapia. Por lo general, la acupuntura es segura siempre que la realice un médico con licencia.

Aromaterapia: Una técnica de curación holística que utiliza aceites esenciales naturales. La aromaterapia puede ayudar a algunos pacientes con cáncer con náuseas y mejorar su estado de ánimo.

Meditación: La práctica de despejar la mente y concentrarse en el presente puede tener algunos beneficios para los pacientes con cáncer. Puede disminuir el ritmo cardíaco y la presión arterial, reducir el estrés, la ansiedad y la depresión. También alivia la tensión muscular, lo que puede proporcionar un alivio temporal del dolor crónico o la fatiga.

Yoga, Tai Chi, ejercicios: El ejercicio puede ayudar a aliviar el dolor en las articulaciones, mejorar el estado físico y el estado físico general. La fatiga es un efecto secundario común de la radiación. Cabe señalar que las personas que se sienten más cansadas son las que pasan más tiempo sentadas. Aquellos que hacen ejercicio a menudo tienen más energía.

Estos métodos pueden ayudar a los pacientes a tratar su enfermedad, pero nunca se debe olvidar que no sustituyen al tratamiento convencional del cáncer.

Este texto fue creado gracias a los pagos recurrentes de más de 8.000 donantes habituales. ¡Haz clic y únete al increíble grupo de luchadores contra el cáncer!

Autor: Iwona Koszla

Fuentes:

www.medicalnewstoday.com/articles/324988.php 

utswmed.org/medblog/medicina-alternativa-y-pacientes-de-cancer/   

utswmed.org/medblog/ejercicio-tratamiento-del-cancer/ 

No podemos luchar con éxito contra el cáncer sin el apoyo de nuestros donantes.

monster-aim-1.png