Dietas alternativas y cáncer

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Los supuestos alternativos de varias dietas son un tema extremadamente controvertido entre los pacientes oncológicos. El uso de métodos de nutrición “milagrosos” y, a menudo, muy poco fisiológicos durante el tratamiento contra el cáncer tiene tanto partidarios como detractores.

La Fundación de Oncología Alivia lleva a cabo actividades educativas y de promoción para ayudar a los pacientes con cáncer. ¿Te gusta lo que hacemos? ¡Haz clic y apóyanos en la lucha contra el cáncer!

Todos tienen derecho a decidir cómo apoyarán al cuerpo en la lucha contra el cáncer. Sin embargo, antes de que el paciente decida alcanzar un plan nutricional preparado de antemano y comience a seguir los supuestos dietéticos, a menudo muy rigurosos, vale la pena analizarlos más de cerca: ¿qué tipos de dietas “tientan” a los pacientes con cáncer? En primer lugar, sin embargo, vale la pena señalar que ¡NINGUNA dieta cura el cáncer!

Dieta Max Gerson

El programa nutricional propuesto por el Dr. Gerson tiene como objetivo regenerar y sanar el cuerpo enfermo como resultado de aportar al organismo nutrientes derivados principalmente de jugos crudos y alimentos vegetarianos orgánicos crudos y cocidos consumidos en grandes cantidades.

Gerson afirma que el cáncer es el resultado de la acumulación de toxinas dentro del cuerpo. El supuesto más importante según Gerson es el consumo de alimentos bajos en grasas y sin sal. 

La base de la dieta es beber 13 vasos de jugo de frutas y verduras recién exprimido todos los días, en intervalos de una hora. Los supuestos de la dieta prohíben por completo el consumo de carne, y durante las primeras 6-12 semanas de terapia, se debe excluir por completo el consumo de proteína animal. 

Cabe decir que la dieta Gerson también incluye: tomar muchos suplementos, que incluyen: solución de yodo y potasio, hormonas tiroideas, enzimas pancreáticas, jalea real, aceite de ricino, vitamina B12 en combinación con hígado mixto y vacunas preparadas a partir de la bacteria Staphylococcus aureus y el virus de la influenza. Como parte de este tratamiento, también se recomienda el uso de enemas de café,

Los pacientes que decidan implementar los supuestos desarrollados por el Dr. Gerson deben ser conscientes de los peligros asociados con su uso. Esta dieta es una dieta no fisiológica y puede conducir al desarrollo de desnutrición proteico-calórica, que en el caso de pacientes oncológicos puede ser causa directa de muerte.Durante esta terapia, pueden ocurrir alteraciones muy graves de agua y electrolitos y daños en el intestino grueso. Pueden presentarse de forma muy intensa: náuseas, vómitos, cólicos intestinales y diarrea, que intensifican el cansancio del paciente y empeoran notablemente la comodidad de su vida. Como consecuencia de la realización de enemas, el paciente se expone a infecciones de la mucosa intestinal y puede producirse desequilibrio metabólico, e incluso intoxicaciones con altas concentraciones de hormonas y extractos aplicados. Un peligro significativo es también una alteración en la absorción de agua y nutrientes.

Dieta macrobiótica

La dieta macrobiótica supone que casi el 50% de los alimentos deben ser productos integrales, y otro 50% verduras, legumbres, algas y frutas. Es muy importante que todos los productos vegetales procedan de la agricultura ecológica. La base de la dieta son los productos sin procesar y sin conservantes. 

La terapia macrobiótica permite el consumo ocasional de pescado, marisco y frutos secos y requiere la exclusión total de, entre otros: carnes, embutidos, leche, alcohol, café, sal y azúcar. Un supuesto importante es también la prohibición de combinar carbohidratos con productos ricos en proteínas y una reducción significativa en la ingesta de líquidos.

Los pacientes que utilizan una dieta macrobiótica deben saber que esta no cubrirá la mayor demanda de energía durante la enfermedad, lo que puede resultar en pérdida de peso y contribuir al desarrollo de desnutrición. 

Por otro lado, la falta de proteína bien absorbida en la dieta o su aporte mínimo puede resultar en el desarrollo de desnutrición proteica, y las deficiencias de vitaminas, macro y microelementos suponen un riesgo de desarrollar anemia. La restricción estricta de la ingesta de líquidos puede afectar negativamente el trabajo de los riñones, que ya están muy tensos durante la terapia contra el cáncer.

Dieta megavitamínica

La dieta, de acuerdo con su nombre, requiere la ingesta de muchos suplementos dietéticos (vitaminas y minerales u otros nutrientes) en dosis muy altas , cuya alta concentración detendrá el desarrollo del cáncer.

El mayor riesgo de utilizar una dieta megavitamínica es el riesgo de desarrollar hipervitaminosis y la aparición de trastornos en el funcionamiento de muchos órganos internos (fallo multiorgánico), incluidos: corazón, riñones, pulmones, hígado y sistema nervioso. Además, la pérdida de apetito, náuseas, vómitos, estreñimiento, problemas digestivos y fuertes dolores de cabeza también son un gran peligro.

Vale la pena recordar que las operaciones quirúrgicas, la quimioterapia y la radioterapia son los métodos básicos para tratar los tumores malignos, su eficacia está respaldada por muchos años de investigación y en la actualidad no existe una terapia alternativa que sea tan efectiva como los métodos anteriores.. Los pacientes muy a menudo siguen los testimonios de personas curadas milagrosamente con el uso de varias dietas, olvidando que para que sean creíbles, deben pasar por una serie de años de investigación de acuerdo con los principios científicos actuales. 

Recuerde que las personas que se someten a terapia oncológica requieren un desarrollo individual de un régimen de nutrición, adaptado a las necesidades fisiológicas actuales del cuerpo. Todos los días, un paciente oncológico debe recibir todos los nutrientes necesarios para que el organismo funcione y combata la enfermedad, las deficiencias siempre deben compensarse con una dieta balanceada en primer lugar. 

El uso de dietas alternativas, cuya eficacia no está respaldada por ensayos clínicos, muy a menudo conduce al desarrollo de desnutrición, déficits de nutrientes y en ocasiones su exceso (que también puede ser perjudicial). 

Un organismo que no se alimenta adecuadamente se convierte en un oponente mucho más débil en la lucha contra el cáncer. Por supuesto, no debe rechazar todos los métodos no convencionales para tratar el cáncer, pero es necesario mirar críticamente los supuestos que propone una dieta determinada. 

Es muy importante ser consciente de que todos estos métodos no curarán el cáncer, solo pueden complementar la terapia básica. Animo a todos a tener una mirada racional sobre el papel de la nutrición en el proceso de tratamiento oncológico. Si hay dificultades para componer y equilibrar una dieta por su cuenta, vale la pena acudir a un dietista competente,

Este texto fue creado gracias a los pagos recurrentes de más de 8.000 donantes habituales. ¡Haz clic y únete al increíble grupo de luchadores contra el cáncer!

Autora: Małgorzata Solecka, M.Sc., dietista clínica, especialista en nutrición y educación de pacientes oncológicos.

Referencias:

  • IM Jarosz, I. Sajór.: Nutrición de pacientes con cáncer. Consejos de médicos y dietistas, Wydawnictwo Lekarskie PZWL, Varsovia 2012
  • II. cap. Gerson, M.Walker.: Milagro de la terapia Gerson, Illuminatio Publishing House, Bialystok 2014

No podemos luchar con éxito contra el cáncer sin el apoyo de nuestros donantes.

monster-aim-1.png