Cuáles son las pruebas de detección recomendadas para mujeres con alto riesgo de cáncer de mama

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

El objetivo del cribado es la detección precoz del cáncer, que se desarrolla de forma asintomática en la fase inicial. La detección temprana de la enfermedad brinda la mejor posibilidad de curación.

La Fundación de Oncología Alivia lleva a cabo actividades educativas y de promoción para ayudar a los pacientes con cáncer. ¿Te gusta lo que hacemos? ¡Haz clic y apóyanos en la lucha contra el cáncer!

Según las directrices de la Sociedad Europea de Oncología Clínica (ESMO) y la Sociedad Americana del Cáncer, en mujeres con antecedentes familiares de cáncer de mama, con o sin mutación en el gen BRCA, se recomiendan exámenes preventivos anuales de resonancia magnética nuclear (RMN), recomendado después de los 30 años, y la mamografía. Además, la Sociedad Americana del Cáncer indica que las mujeres que se sometieron a radioterapia en la zona del tórax entre los 10 y los 30 años también tienen un alto riesgo de padecer cáncer de mama. 

Annals of Internal Medicine publicó un estudio que evaluó la eficacia de las pruebas de detección anuales mediante imágenes por resonancia magnética (IRM) en un grupo de pacientes jóvenes de 25 a 35 años que se sometieron a radioterapia en el tórax cuando eran niños. Aunque las terapias utilizadas actualmente prolongan significativamente la vida de los pacientes pediátricos con cáncer, también conllevan el riesgo de efectos secundarios a largo plazo en la vida adulta, incluidas las lesiones neoplásicas secundarias. 

El estudio mostró que el riesgo de muerte por cáncer de mama en la población de estudio es de 10 y 11% (según el modelo estadístico utilizado) cuando no se utilizan pruebas de detección. La inclusión de la mamografía y la resonancia magnética como exámenes preventivos redujo este riesgo en un 56% y un 71% (según el modelo estadístico utilizado). Cuando se utilizó MRI sola, el riesgo se redujo en un 56% y un 62%.

Otro estudio que confirma la validez de las recomendaciones contenidas en las pautas se publicó en 2019 en The Lancet Oncology. Comparó la efectividad de la resonancia magnética y la mamografía en mujeres de 30 a 55 años con al menos un 20 % de riesgo de desarrollar cáncer de mama debido a antecedentes familiares de cáncer de mama. Sin embargo, estas mujeres no eran portadoras de mutaciones en los genes BRCA1/2 o TP53. Se inscribió un total de 1354 mujeres en el estudio, de las cuales 674 fueron asignadas al azar para recibir exámenes preventivos anuales con resonancia magnética y mamografía y 680 para recibir mamografía anual únicamente. 

Se detectaron 24 cánceres de mama invasivos durante la resonancia magnética y 8 durante la mamografía. Los tumores detectados por resonancia magnética fueron más pequeños que los detectados por mamografía, con un diámetro tumoral medio de 9 mm frente a 17 mm. 

La resonancia magnética también pudo diagnosticar el cáncer antes (etapas T1a y T1b) que la mamografía: 12 de 25 tumores detectados por resonancia magnética y uno de 15 tumores detectados por mamografía. Los ganglios linfáticos estuvieron involucrados en el 17% de los cánceres detectados por resonancia magnética. El porcentaje fue del 63% para los cánceres detectados por mamografía. 

La desventaja del cribado con RM fue el mayor número de falsos positivos -449 frente a 276- y el sobrediagnóstico -la RM detectó 16 carcinomas ductales in situ no invasivos, de los cuales 5 estaban en estadio 1, mientras que en el caso de la mamografía se detectaron 7, de cuales 2 estaban en la etapa 1. 

Ambos estudios confirman la validez de los exámenes preventivos con el uso de imágenes de resonancia magnética en mujeres con alto riesgo de cáncer de mama.

Este texto fue creado gracias a los pagos recurrentes de más de 8.000 donantes habituales. ¡Haz clic y únete al increíble grupo de luchadores contra el cáncer!

Autor: Natalia Tarlowska

Fuentes:

No podemos luchar con éxito contra el cáncer sin el apoyo de nuestros donantes.