¿Cómo le digo a mi hijo que tengo cáncer?

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Un diagnóstico de cáncer cambia la vida no solo del paciente, sino también de toda la familia. ¿Hay preguntas e inquietudes sobre cómo decirle a sus seres queridos, especialmente a los niños, al respecto? ¿Hablas en absoluto? ¿Cómo responder preguntas difíciles?

La Fundación de Oncología Alivia lleva a cabo actividades educativas y de promoción para ayudar a los pacientes con cáncer. ¿Te gusta lo que hacemos? ¡Haz clic y apóyanos en la lucha contra el cáncer!

¿Por qué debería hablarle a su hijo sobre el cáncer?

Los padres a menudo piensan que al no contarle a su hijo sobre el diagnóstico, lo protegerán del sufrimiento. Sin embargo, los niños pueden ver cuando algo serio está pasando en la familia. Notan cambios en el comportamiento y el estado de ánimo de los adultos, la ausencia frecuente de los padres o conversaciones en voz baja. Saber que algo está pasando y no saber qué les provoca ansiedad. Pueden sentir que no son lo suficientemente importantes como para ser parte de lo que está pasando en la familia, o pueden malinterpretar lo que está pasando e imaginar que las cosas están peor de lo que realmente están.

Al hablar con su hijo sobre su enfermedad, le demuestra que confía en él y que es importante para usted. También das espacio para hacer preguntas y hablar sobre tus emociones, lo que significa que el niño no se sentirá solo con sus preocupaciones. La enfermedad de los padres también les muestra a los niños que hay diferentes situaciones en la vida y les enseña cómo lidiar con momentos difíciles e imprevistos.

¿Cómo hablar con un niño y qué informar?

Es mejor si ambos padres hablan con el niño juntos. Si es un padre soltero, puede hablar con usted mismo o con alguien cercano a usted que su hijo conozca y en quien confíe. Si informarle a su hijo sobre su enfermedad es demasiado difícil para usted, puede arreglar con su pariente que él o ella dirija la conversación, pero vale la pena estar presente. Entonces sabrás exactamente lo que se dijo.

Si tiene más de un hijo, es una buena idea hablar con ellos al mismo tiempo. Por otro lado, si cree que es mejor hablar por separado, hágalo lo más breve posible para que su hijo no sienta que es el último en hablar.

Igualmente, si quieres, puedes practicar qué y cómo quieres decir de antemano, pero no intentes planear toda la conversación a la perfección. Los niños a menudo hacen preguntas para las que el padre no estaba preparado, y las que anticipó pueden no aparecer hasta algún tiempo después.

Sobre todo, sé honesto con tus hijos . Si sienten que escondes algo, será difícil que confíen en ti. Si no sabe la respuesta a una pregunta, admita que no la sabe. Sea específico, utilice un lenguaje sencillo, pero al principio solo brinde información que sea relevante para el momento del tratamiento, por ejemplo, cuándo y cuánto tiempo será su próxima estadía en el hospital, o que está iniciando quimioterapia y cómo será el tratamiento. 

También advertirles sobre los efectos secundarios del tratamiento.– que puede haber días en los que estés cansada y te sientas mal, o que se te caiga el pelo. Asegúreles que esto pasará después del tratamiento y que la tristeza o el enojo que puede sentir a veces no se debe a que hayan hecho algo malo. Para niños más pequeños, especialmente menores de 7 años, es posible que deba repetir la misma información varias veces. Es natural que necesiten más tiempo para entender lo que está pasando.

No se limite a una afirmación general de que está enfermo. Decir claramente que esta enfermedad es cáncer y donde se localiza. Si un niño pregunta qué es el cáncer, lo explica adaptando el lenguaje a la edad del niño (por ejemplo, diciendo que nuestro cuerpo está formado por muchas partes pequeñas llamadas células. A veces sucede que las células dejan de funcionar correctamente, forman demasiado mucho en el cuerpo, y por lo tanto se desarrolla un tumor, llamado cáncer).

Los niños, especialmente los menores de 10 años, pueden pensar que causaron cáncer o que es contagioso. Por eso es importante asegurarles que nada de lo que han hecho o pensado ha causado cáncer, y que el cáncer no es como la gripe, no es contagioso, para que puedan sentarse cerca y acurrucarse con mamá/papá sin miedo. Además, asegúreles que siempre habrá alguien para cuidarlos y que siempre pueden decir cómo se sienten y piensan o hacer una pregunta.

Vale la pena recordar que los adolescentes pueden reaccionar de manera diferente a la información sobre la enfermedad que los niños más pequeños. Es posible que soliciten más información sobre el diagnóstico y necesiten más tiempo para expresar sus sentimientos.

¿Cómo hablar con tu hijo sobre la muerte?

A veces, el cáncer progresa y la cura se vuelve imposible. Esta es una situación extremadamente difícil, sobre la cual los niños también deben ser honestamente informados. Los niños pequeños a menudo no entienden que la muerte es irreversible y que puede ser necesario repetirla varias veces. 

Sin embargo, cuando hable con ellos , evite usar la palabra «dejar» ya que puede ser confuso para el niño. Puede sentirse rechazado y preguntarse cuándo volverá esa persona. Además, no hable de la muerte como un sueño, porque el bebé puede tener miedo de irse a dormir más tarde. No tenga miedo de usar los términos «muerte», «morir».

Alrededor de los 9 años, los niños comienzan a comprender la muerte como lo hacen los adultos y temen que sea aterradora y dolorosa.

Los adolescentes suelen tener más dificultades para lidiar con la noticia de que alguien se está muriendo que los niños más pequeños . Ya saben que estará asociado a su sufrimiento y un gran cambio en sus vidas. Es posible que algunas personas se nieguen a hablar sobre la enfermedad y la muerte, se enojen contigo o se sientan culpables por pasar tiempo con amigos en lugar de contigo. Es importante que reciban el apoyo que necesitan.

Este texto fue creado gracias a los pagos recurrentes de más de 8.000 donantes habituales. ¡Haz clic y únete al increíble grupo de luchadores contra el cáncer!

Autor: Maja Kochanowska

Fuente: 

No podemos luchar con éxito contra el cáncer sin el apoyo de nuestros donantes.