Suplementos dietéticos: ¿ayudan en el tratamiento de cáncer?

Facebook
Twitter
LinkedIn
Email

Los pacientes con cáncer a menudo recurren a varios tipos de suplementos dietéticos con la esperanza de mejorar su salud. ¿Realmente vale la pena confiar en este tipo de productos durante el tratamiento oncológico?

Cuando los pacientes se enteran de que tienen cáncer, su vida cambia drásticamente. Ante la enfermedad, a menudo cuestionan el statu quo e introducen cambios en su vida diaria, con la esperanza de revertir el desarrollo de la enfermedad. Después de entrar en la vía tradicional de tratamiento, los pacientes también suelen modificar su dieta, buscando productos más saludables. Introducen la actividad física en su vida, incluso si anteriormente el ejercicio no era un elemento prioritario en la vida cotidiana. Al mismo tiempo, algunos pacientes empiezan a descubrir complementos dietéticos y la medicina alternativa, buscando los productos más adecuados que pueden mejorar su salud.

Suplementos dietéticos: ¿que son?

Los suplementos dietéticos no son medicamentos. Deben ser un cumplemento a una dieta equilibrada. Son productos alimenticios cuya función es suplir carencias. Es importante destacar que los suplementos dietéticos no están sujetos a los mismos estándares regulatorios que los medicamentos.

Suplementos dietéticos en el tratamiento de cáncer

Agnieszka Surwiłło-Snarska, MSc, dietista clínica, que trabaja todos los días con pacientes con cáncer en el Instituto Nacional de Oncología de Varsovia, destaca que solo hay dos indicaciones para la inclusión de vitaminas y minerales en pacientes con cáncer: demonstrar deficiencia en la sangre o después de identificar señales de deficiencia, o la condición clínica que llevará una deficiencia (por ejemplo, pacientes con gastrectomía – vitamina B12).

Mientras tanto, una proporción significativa de pacientes con cáncer usa compuestos vitamínicos, así como tratamientos de medicina alternativa.

Suplementos de mayor riesgo

Lo más preocupante entre los pacientes de cáncer es el uso de tratamientos de medicina alternativa por sí mismos. La eficacia de este tipo de tratamiento no ha sido confirmada por estudios científicos. Los pacientes, por otro lado, tienden a abandonar los fármacos de la medicina basada en la evidencia en favor de tratamientos con un efecto no comprobado. Este comportamiento a menudo hace que la salud del paciente se deteriore.

Los tratamientos utilizados independientemente por los pacientes con cáncer incluyen amigdalina, infusiones de vitamina C o mezclas de hierbas.

La amigadalina es una substancia natural, por ejemplo, en los huesos de algunas frutas. Es una sustancia muy polémica que contiene el radical cianuro y, por lo tanto, es tóxica para los humanos. Hasta ahora, no ha surgido evidencia científica sólida que la amigdalina tenga algún efecto terapéutico sobre el cáncer.
La sobredosis de vitamina C puede causar diarrea, que puede contribuir al desarrollo de desnutrición.
Algunas hierbas también pueden hacer más daño que bien. Ten especial cuidado con la hierba de San Juan y el ginseng, que interactúan negativamente con los medicamentos utilizados en quimioterapia y radioterapia.

El uso de tratamientos inapropiados por parte de pacientes oncológicos conlleva muchos riesgos. Tal acción aumenta el riesgo de complicaciones, desnutrición e interacciones con los medicamentos utilizados en la terapia del cáncer. Como consecuencia, puede provocar el aplazamiento o incluso la interrupción de la terapia oncológica adecuada.

Agnieszka Surwiłło-Snarska, MSc comenta.

No existen suplementos ni dietas para curar el cáncer. Sin embargo, todavía hay pacientes que llegan al consultorio del dietista con tal convicción.

Dieta adecuada: la mejor fuente de vitaminas y minerales

¿Dónde buscar una fuente de vitaminas y minerales? ¡En una dieta equilibrada! Ningún suplemento dietético puede reemplazar una nutrición adecuada, que es un elemento muy importante en la lucha contra la enfermedad. Desafortunadamente, más de la mitad de los pacientes con cáncer muestran síntomas de desnutrición, y uno de cada cinco pacientes muere como resultado de la caquexia, una enfermedad que se desarrolla en paralelo con la neoplasia, que se manifiesta con agotamiento y deterioro gradual del cuerpo. Por lo tanto, vale la pena centrarse en lo que come el paciente y en qué cantidades. Es recomendable que el paciente oncológico permanezca bajo el cuidado de un dietista clínico durante todo el proceso de tratamiento, quien recomendará la suplementación adecuada si es necesaria.

Autora: Natalia Wiszniewska,

Consulta de expertos: Agnieszka Surwiłło-Snarska, MA, Nutricionista Clínica, Departamento de Nutrición Clínica, Instituto Nacional de Oncología de Varsovia.

Fuentes:

“Czy stosować suplementy u pacjentów onkologicznych – co wybrać, a czego unikać?’, A. Surwiłło- Snarska, Dział Żywienia Klinicznego, Narodowy Instytut Onkologii w Warszawie, 2021 ,

“Suplementacja witamin u chorych onkologicznych. Część I – witaminy z grupy B”, M. Badian, T. Dzierżanowski, Medycyna Paliatywna 2018; 10 (3): 131-136,

“Dieta w chorobie nowotworowej”, lek. Aleksandra Kapała, Wydawnictwo Buchmann, 2016.

ikona Zweryfikowane przez społeczność

No podemos luchar con éxito contra el cáncer sin el apoyo de nuestros donantes.

monster-aim-1.png